APADRINA UNA CEPA EN EL VIÑEDO MÁS GRANDE DE GALICIA

13 / 07 / 2017

Serás el padrino, tendrás su tutela, recibirás información y podrás seguir su evolución. Conocerás todo el esfuerzo que hay detrás de una botella de vino. Sabrás apreciar los valores de la viña y de la zona. Ponte en contacto con nosotros para ser el mejor padrino.

Algo vieron los romanos en las tierras del valle de Monterrei donde ahora se asientan las localidades de Verín (España) y Chaves (Portugal), para decidir plantar viñedo en ellas. Las plantas que producen nuestra uva de godello, necesitan compar-tir su sabiduría y sentir al ser humano cerca, para premiarle con su oro líquido. Cultivarlas no consiste sólo en plantar y dejar crecer, sino también realizar los cuidados necesarios para que den lo mejor de sí.

El esfuerzo que hay detrás de una botella de vino sólo lo sabe el que trabaja el viñedo. Para poder entender este esfuerzo os proponemos que apadrinéis vuestra cepa. Así podrás hacer algo diferente. Podrás participar en el cuidado de la viña, colaboran-do en cualquiera de las tareas de producción del vino (poda, control de plagas y enfermedades, aclareo, poda en verde, vendimia, etc…) según la época del año. Así verás en primera persona todo el trabajo que se realiza y podrás observar el desarrollo de un ser vivo como es la vid.

Al apadrinar una cepa, esta llevará tu nombre y durante un año serás el padrino de una cepa de los viñedos más grandes de Galicia. Tendrás su tutela, recibirás información sobre su estado y podrás seguir en todo momento la evolución de la cepa. Y como buenos padrinos que seréis nos gustaría que vinierais a visitarla por lo menos una vez al año y realizar el trabajo que en esa época corresponda. En el propio viñedo, una vez terminada la faena, podremos disfrutar de un almuerzo para reponer fuerzas de los trabajos que hace muchos años ya realizaron los romanos.

Durante un año, el padrino puede venir a visitar la cepa las veces que lo desee. Además independientemente de que venga o no, de forma trimestral se le enviarán fotografías y un cuaderno detallado del trabajo realizado en la viña durante ese trimes-tre. También se le avisará de la fecha de la vendimia por si desea venir a ver este trabajo y recoger el mismo si lo desea las uvas de su cepa, pudiendo así poder llevarse para él el racimo que más le guste.

Una vez recolectada la cosecha el padrino esperará unos meses a que se elabore el vino del año, y cuando salgan las primeras botellas del año del apadrinamiento de la vid, podrá venir a recoger la botella o se le enviará a la dirección que indique.

Con este apadrinamiento trataremos de trasmitiros los valores de la viña y de la zona, para que al abrir una botella de vino los podáis apreciar, recordar y recomendar en un itinerario de infinitas posibilidades.

 

No pierdas esta ocasión imborrable. Ponte en contacto con nosotros para ser el mejor padrino que una cepa se merece.

¿Te gustaría darnos tu opinión?

Acepto las condiciones y políticas de privacidad

Noticias destacadas